Histórico de Noticias

Interacción

 




 


« Atrás

Judicatura avanza en proceso de transformación digital

La presidenta del Consejo Superior de la Judicatura, Diana Alexandra Remolina Botía, destacó el informe elaborado con el auspicio de Fedesarrollo sobre "Modernización de la administración de justicia a través de la inteligencia artificial", y las coincidencias que tiene con el direccionamiento que ha dado la Judicatura al Plan Integral de Transformación Digital de la Rama Judicial.

La magistrada hizo énfasis en cuatro aspectos considerados por el Consejo Superior de la Judicatura en el proceso de transformación digital de la Rama Judicial: la importancia del expediente digital; tener claro que el expediente digital no lo es todo y se desarrollan otras herramientas tecnológicas; ampliar la agenda de modernización y transformación digital y avanzar en ejercicios tempranos de inteligencia artificial.

"Acabamos de aprobar en el Consejo Superior de la Judicatura la digitalización de procesos activos a nivel nacional y hemos implementado un mecanismo de almacenamiento de gestión y de disposición de información en la nube", expresó la magistrada Remolina Botía.

Aseguró que, si bien la digitalización de datos es lo más importante para desarrollar los programas de inteligencia artificial, es posible incursionar en los ejercicios de aplicación de esas tecnologías sin haber culminado el proceso de digitalización.

"Justo ahí es donde hemos entendido en el plan de transformación digital que esto lo podemos ir adelantando y ya venimos avanzando en la automatización de ciertos trámites y documentos", indicó la presidenta del Consejo Superior de la Judicatura. 

Puntualizó que el Consejo Superior de la Judicatura está definiendo cinco procesos adicionales de analítica de aprendizaje automatizado "y en eso estamos trabajando con el Banco Mundial, la definición de esos cinco proyectos esperamos poderla tener adoptada antes de que acabe este año a partir de un ejercicio con los usuarios internos".

La magistrada presentó como una buena práctica de la Rama Judicial, durante la emergencia sanitaria la realización de cerca de 92.000 audiencias públicas y más de 200.000 reuniones virtuales.